Recientemente un grupo de investigadores del Icahn School de Mount Sinai ha detectado una cepa del virus de la influenza H7N9 que mantiene su capacidad de causar enfermedad a pesar de haber desarrollado resistencia e antivirales, la novedad estriba en que si bien influenza es un virus que muta rápidamente, usualmente las mutaciones que llevan a una resistencia a medicamentos les genera una desventaja en alguna cualidad, por ejemplo su patogenicidad o capacidad de replicación.
Actualmente se utilizan los inhibidores de neuroaminidasa (NA) para el tratamiento de la influenza ya que los otros antivirales como el riamantadina o amantadina ya no funcionan en la mayoría de las cepas virales. El grupo de investigación ha encontrado un cambio de un aminoácido que le confiere a la NA viral resistencia a oseltamivir (Tamiflu) un inhibidor de NA, sin perder su capacidad infectante, esta cepa es proveniente de China de inicios del año, donde se produjo un brote de influenza H7N5 y que ha causado ya 44 víctimas mortales.
Los experimentos realizados con las cepas chinas permitieron demostrar que el fitness (capacidad de reproducirse) no es reducido por esta mutación a diferencia de lo encontrado en otras cepas de influenza no resistentes con las que se compararon.
Este estudio abre la posibilidad de futuras mutaciones de virus resistentes que no sufren ningún tipo de costo en su transmisibilidad y patogenicidad y para las que no se tienen vacunas. Otra vez el virus de la influenza adelantándose dos pasos al hombre.
Fuente: Nature