Por museodelaciencia.blogspot.com

La pseudociencia está por todas partes, al más mínimo despiste nos salta encima. Existe fundamentalmente en forma de mitos y ritos que creemos y seguimos sin plantearnos muchas veces su validez. Aquí mostramos una parte de ellos, los más frecuentes y conocidos:

1. Echar pasta de dientes a una quemadura

Nunca, repito, nunca se debe hacer eso por mucho que generaciones de madres y abuelas nos hayan inculcado eso. La pasta de dientes es abrasiva, empeora la quemadura y ayuda a formar una ampolla. Lo que se debe hacer con una quemadura es limpiarla y si no presenta ampollas ni es extensa se puede tratar en casa, aplicando una crema cicatrizante y cubriendo con un apósito; después, las curas se hacen retirando el apósito, limpiando la zona con suero y una gasa, aplicando crema nuevamente y colocando un nuevo apósito estéril. Si se observan ampollas o la quemadura es amplia, se debe acudir al servicio de Urgencias más próximo.

2. Echar clara de huevo a una quemadura

Peor todavía. Es un bulo que todavía recorre los correos y bastante peligroso. Se supone que al echarle clara de huevo a una quemadura, según el correo, se está añadiendo colágeno para ayudar a cicatrizar la herida. Lo que no cuenta el correo es que la clara de huevo no tiene colágeno y sí una serie de nutrientes que las bacterias agradecerán enormemente, además de formarse una película protectora que deja la herida sin oxígeno y lista para ser el caldo de cultivo perfecto para esas bacterias.

3. Echar barro a una picadura de insecto

En algunos pueblos todavía se insiste en echar barro a una picadura de insecto, con el fin de calmar y desinfectar. Si calma es porque el barro esté frío y respecto a la desinfección, es bastante dudosa, ya que contiene numerosos microorganismos y dudo mucho que ayuden a desinfectar.

4. Hacer un corte en la zona en la que haya picado una serpiente y chupar el veneno

Con esa medida no se consigue extraer eficazmente el veneno, además de poner en peligro a quien realice esa maniobra. Lo que se recomienda es inmovilizar la zona de la picadura, evitar que la persona que ha sido picada se mueva y mantenerla lo más calmada posible mientras se llega al hospital o centro de salud más cercano.

5. Orinar sobre la picadura de una medusa

Otro mito que no es nada eficaz y sí una estupidez. En caso de picadura de medusa lo fundamental es no rascar ni frotar con una toalla o arena. Se debe lavar con agua salada, nunca con agua dulce, que activa más aún las células urticantes de la medusa que se han quedado pegadas a la piel. Los restos de tentáculos de medusa que se vean adheridos se deben retirar con un palito, nunca con las manos. Para neutralizar la acción urticante, se puede emplear vinagre pero nunca orina.

6. Poner un filete o hielo sobre un golpe

En este caso, la justificación de poner un filete es por el frío que proporciona. Lo mismo ocurre con el hielo. Ambos calman el dolor al disminuir la vasodilatación secundarias al golpe, constriñen los vasos sanguíneos y reducen levemente el calor y la formación de hematoma.

7. Si se sangra por la nariz echar la cabeza hacia atrás para que deje de salir sangre.

Más bien todo lo contrario. Al echar la cabeza hacia atrás se favorece el acúmulo de sangre en la zona posterior de la nariz, camino de la boca y la garganta. Eso favorece que se forme un coágulo, de modo que al volver a poner la cabeza en la posición inicial se “nota algo raro” y la persona tiende a carraspear y escupir la bola de coágulo.

Echar la cabeza hacia adelante ayuda a comprobar rápidamente cuándo cesa el sangrado. Generalmente los sangrados por la nariz, llamados epistaxis, suelen ser de escasa cantidad y ceden con facilidad; de no ser así, es recomendable acudir al médico para la colocación de un taponamiento nasal o cualquier otra medida que frene la hemorragia.

8. Si alguien se accidenta es mejor no actuar si no se sabe mucho de primeros auxilios, es mejor esperar a los servicios de emergencia

Este punto es bastante controvertido, tan peligroso es no hacer como hacer mal. Es de sentido común que si alguien se cae de la moto, no se le debe mover ni retirar el casco y sí avisar lo antes posible a los servicios de emergencia. También es de sentido común que si se ve una hemorragia, se debe apretar la zona que sangra para intentar cohibir esa hemorragia. De todos modos, al llamar por teléfono a los servicios de emergencia siempre es posible preguntar si se puede hacer algo.

9. Si un anciano se cae hay que ayudarle a que se levante tirando de él

Nunca. A una persona que se ha caído nunca hay que levantarla tirando de ella, mucho menos si es anciana, ya que las posibilidades de que haya sufrido una fractura de cadera son altas. Lo ideal es preguntarle primero qué le duele y ver si es capaz de levantarse por sí misma apoyándose en nosotros, nunca tirando.