Por Christian Florián Carrillo

Bacterias, tienen que adorarlas, se les pueden hacer muchas cosas y sirven para campos completamente insospechados. La historia de hoy nos lleva al campo de la información, pero en un lado más desconocido, la estenografía, que nos recuerda un poco a la criptografía.
La agencia DARPA o Defense Advanced Research Projects Agency (Uno de los desarrolladores de lo que ahora se conoce como internet), hizo un llamado hace algunos años para que se presenten proyectos para codificar mensajes sin la necesidad de usar algún medio electrónico. Un par de químicos por esa época habían tenido la idea de usar diferentes sales que al combinarse darían una secuencia específica de pulsos infrarrojos, el cual tendría codificado el mensaje en cuestión, pero el nuevo llamado de DARPA para no usar componentes electrónicos los hizo pensar en otra opción: las bacterias.

Nueva forma de cifrar mensajes secretos.

La idea que tuvieron fue la de usar 7 colonias de E. coli, cada una con un gen diferente, cada gen le daba una proteína de un color específico, todos ellos visibles a simple vista, usando combinaciones de estas pudieron obtener 26 letras diferentes y 23 caracteres alfanuméricos (incluida la @), para leer el mensaje, los investigadores transfirieron las bacterias a una placa de agar y le pusieron encima un papeluna membrana de nitrocelulosa, esa membrana porta las bacterias, que son invisibles hasta que se les pone en otra placa con el inductor de los genes de colores lo que revelará la secuencia de colores que contienen el mensaje oculto. Pero para llevar las cosas un poco más allá, se les pusieron genes de resistencia a ciertos antibióticos, así solamente las que tienen esos genes son las verdaderas mensajeras, siendo el resto galimatías, es decir un caballo de troya dentro de un caballo de troya.

Mayores detalles en PNAS.

Anuncios