Por Christian Florián Carrillo

Es algo tan simple que muchos pensarán que no necesita mayor explicación, pero las cosas simples necesitan una explicación, probablemente algunos de ustedes, sean microbiólogos entrenados y pasen de largo, pero vamos a revisar  un poco en está técnica, sobretodo para aquellos que recien empiezan a hacer cultivos. Para tal efecto lo que digamos es referido a E. coli, la bacteria más utilizada en los experimentos actuales, pero se aplica de manera similar a muchas de las bacterias cultivables más comunes y a levaduras.
¿Qué es un cultivo overnight?. Pues un cultivo fresco que ha crecido de la noche a la mañana en un medio líquido, el cultivo overnight ya de manera técnica consiste en pasar una asada de un cultivo previo (líquido o sólido) a 5 ml de medio líquido estéril y luego llevarlo a incubación, a pesar del nombre y de lo que dije antes “overnight” no es necesariamente algo que uno hace en la noche y espera al día siguiente, aunque es lo más usual, el overnight es mejor definido por la cantidad de células que han crecido en el medio, este número es aproximadamente 2 x 109  células/ml lo cual se logra en unas 6 a 8 horas en E. coli.

El cultivo líquido es una de las técnicas fundamentales de la microbiología.

Para un cultivo líquido de mayor volumen como en un Erlenmeyer, es necesario inocular con un cultivo overnight diluido 1:100, para tal efecto el frasco debe estar en agitación, siempre se debe usar un frasco por lo menos 5 veces mayor al volumen del medio usado, si el cultivo es muy sensible a la temperatura y no pueden poner un shaker en la incubadora, entonces usen un frasco de por lo menos 10 veces el volumen del medio usado. ¿Porque los volúmenes de frasco? Por la aireación.
Muy bien, ya tenemos el cultivo en crecimiento por cualquiera de las técnicas anteriores ¿Y ahora qué?, pues si son escrupulosos con sus técnicas y necesitan tener una cantidad de células bastante cercana a cierto valor tenemos 2 opciones:
1. Conteo con láminas.
Un cámara de Neubauer que ya tiene lo volúmenes fijos nos ayudará en esto, simplemente se homogeniza el cultivo y se toma 0.1 ml de cultivo y se coloca la gota por un lado de la cámara previamente cubierta con un cubreobjetos ¿Porqué?, porque el líquido se esparcirá uniformemente, si lo colocamos antes de poner un cubreobjetos obtendremos un valor erróneo, finalmente contamos al microscopio y realizamos el cálculo multiplicando la cantidad de células con el valor de las celdas de la cámara y llevamos el valor al mililitro multiplicando por 10 para poder expresarlo de la manera estándar.
2. Espectrofotometría.
Mi método preferido, si me dejan elegir, para tal efecto se usa un espectrofotómetro y se mide el cultivo a 600nm ¿Porqué 600nm?, pues es ya un tema de estandarización, casi todos los manuales ponen 600nm ó 620nm, para el caso de levaduras también se mide la absorbancia con esos valores, pero se ha visto que funcionan valores entre 600nm y 700nm, aunque a diferencia del caso de bacterias, esos valores no están estandarizados. Para tal efecto se debe calibrar el instrumento (recordar que existen variaciones entre espectrofotómetros) con un cultivo de número conocido, se calcula las lecturas con una absorbancia de menos de 1, recordar  que una absorbancia de 0.1 equivale a 1 x 108 células/ml aproximadamente.
Medir con ambos métodos hasta llegar al número de células por mililitro deseado.