Por Christian Florian Carrillo

¿Sabías que la mayoría de las personas no se enjabona el ombligo?, es el lugar más aislado y descuidado en el momento de tomar un baño, lo cual es de por si decir algo ya que se ubica en el centro y adelante de nosotros. En el mapa de nuestro cuerpo el ombligo es un santuario natural.

Placas petri con cepas aisladas de ombligos de voluntarios

Justamente este aislamiento relativo ha sido el motivo de un grupo de investigación de la Universidad de Carolina del Norte  para realizar un proyecto que consiste en recuperar e identificar las bacterias alojadas en el ombligo, el proyecto se ha llamado “Bellybutton biodiversity”. Hasta el momento se ha indentificado 662 nuevas cepas desconocidas, probablemente algunas nuevas especies. Entre las curiosidades se hallan el asilamiento de Marimonas, una especie solamente aislada en el mar y de Georgina, una especie que hasta la fecha solo se le había aislado en suelo en Japón. Lo que se puede concluir hasta la fecha es que no sabemos casi nada de la composición de la biodiversidad de esta parte del cuerpo y que seguramente sólo estamos conociendo el principio.

Por el momento el proyecto solo se ha dirigido a bacterias, no se ha abordado ni hongos ni virus, lo cual es una buena noticia para aquellos que sientan curiosidad en explorar territorios nuevos en la microbiología.